¿Quiénes forman a los futbolistas hoy en día? Su calidad también debería ir en aumento

Ernesto Arteaga
 
Tenemos un tope, una barrera, un nivel que se hace difícil de superar. Esto lo veo tras las palabras del seleccionador Alberto Castillo luego del juego contra Costa Rica, cuando alabó el trabajo de Richard Menjívar y Darwin Cerén antes de lamentar que de ahí hacia adelante no existió alguien que hiciera la diferencia. 
 
No se contó con el elemento que mostrara condiciones superiores: técnica para superar defensas, entendimiento para las paredes, visión para cederla al mejor ubicado. Puede interpretarse como deficiencia en la formación, porque elementos en esta selección que han sido hechos afuera (el mismo Menjívar y el portero Derby Carrillo) muestran características especiales. La excepción sería Rafael Burgos, quien ha mostrado un crecimiento agradable.
 
Así que se podría tener al mejor técnico al frente, pero su trabajo se limitará con los recursos humanos. De ahí la queja recurrente de los equipos sobre la necesidad de mejorar la definición. No sucede como vemos afuera, de jugadores que definen pegándole de cualquier punto del área o al recibir centros con poca ventaja.
 
Entonces hay que reforzar e invertir en el seguimiento de jugadores con sangre salvadoreña en el exterior, para así no depender únicamente de los que se dan a conocer y que llegan a nuestros oídos. Acá en el país me encantaría ver otra iniciativa similar a la de FESA , privada o saliendo de la FESFUT. Sin duda implica el gasto de dinero, pero no hay otra alternativa que invertir en la formación de los jugadores. Veamos los ejemplos de todos lados, incluyendo los vecinos.