MADRID, ESPAÑA. Guilherme Cassio Alves, delantero brasileño del Rayo entre las temporadas 1994/1995 y 1996/1997, reconoció este viernes que la victoria en el estadio Santiago Bernabéu frente al Real Madrid por 1-2, con doblete suyo, el 21 de enero de 1996, lo dejo "marcado" y comparó el coliseo madridista con el Maracaná.
 
"Me acuerdo de aquel día en que ganamos en el Bernabéu. Hicimos un gran partido y provocamos que Jorge Valdano dejara de ser entrenador del Real Madrid. Me salió todo bien, marqué dos goles y nos llevamos los puntos", declaró el futbolista brasileño a Unión Rayo, la emisora radiofónica oficial del equipo franjirrojo.
 
"Es muy difícil ganar en un campo como el Santiago Bernabéu, prueba de ello es que el Rayo no lo ha vuelto a repetir desde ese día. Recuerdo aquel 21 de enero de 1996 que jugamos con la camiseta azul y la franja roja. Hicimos en bloque un gran partido. Ese día me ha dejado marcado, guardo todo sobre ese partido, los goles en video e incluso mantengo la camiseta con la que jugué", confesó Guilherme.
 
"Jugar en el Santiago Bernabéu es distinto a hacerlo en cualquier otro campo, es muy especial. Para cualquier futbolista, jugar por primera vez en ese estadio es como hacerlo en Maracaná", apuntó.
 
"De ese partido también recuerdo un clima enrarecido de la afición del Real Madrid con Valdano y su equipo. A nosotros no nos importaban los pitidos contra los jugadores del Real Madrid y solo pensábamos en festejarlo con nuestros aficionados que estaban en lo alto del estadio", comentó.
 
Guilherme, que ahora dirige al Marilia brasileño, reconoció que guarda "un buen recuerdo" de su estancia en el Rayo Vallecano, club en el que militó tres temporadas.
 
"Los años que pasé en el Rayo Vallecano fueron muy importantes para mi crecimiento personal y futbolístico. He jugado en equipos como el Botafogo, Vasco de Gama, Sao Paulo o Gremio, pero hay dos que me han marcado y transmito a mi hijo, que son el Rayo Vallecano y el Atlético Mineiro. Son los dos equipos que tengo en mi corazón", manifestó.
 
"Me acuerdo de todos los que fueron mis compañeros aquellos años como Cota, Barla, Onésimo, Alcázar, De Quintana, Ezequiel Castillo, España o Palacios. Les tengo un gran cariño, especialmente a los jugadores con los que coincidí en mi primera temporada en el Rayo", dijo.
 
"En Vallecas viví momentos que jamás olvidaré. A mi hijo de cuatro años le dije que este año iremos a Madrid para enseñarle a él y a mi esposa el Rayo y el barrio de Vallecas. Tengo un cariño muy grande hacia ese equipo", comentó.
 
"Ojalá diecisiete años después otro brasileño como Leo Baptistao pueda dar la victoria al Rayo en el Bernabéu. Desde Brasil estaré animando para que el Rayo gane al Real Madrid y para que Leo Baptistao pueda marcar dos o tres goles. Para mí fue un orgullo ganar aquel partido y vestir la camiseta del Rayo", concluyó.