Foto por

1 de 2
SAN SALVADOR. Los jugadores del Once Municipal prefirieron digerir pronto la goleada 1-4 de este miércoles ante el Atlético Marte y no bajar los brazos en su lucha por el no descenso.

Aunque aceptaron que las desconcentraciones les pasaron factura y les provocaron frenarse en su deseo de salir del sótano, no quisieron detenerse en el traspié y prefirieron mentalizarse en el juego que viene el domingo, en Ahuachapán ante el Juventud Independiente.

“Nos pasaron factura las desconcentraciones personales”, dijo Henry Escobar. “Para acortar más rápido estábamos conscientes que este era el partido que teníamos que ganar, pero aún falta campeonato, quedan muchos puntos por jugar. No queríamos perder, queríamos rescatar al menos un punto, no se pudo y ahora debemos preparar el siguiente juego”, agregó.

Por su parte, el capitán Juan Lazo le puso fe al asunto: “Algunos nos daban por muertos en el pasado y hemos resucitado, esto es así, tenemos fe que aunque hayamos perdido no dejaremos de buscar el milagro, vamos tras él”, indicó.

“Perdimos la oportunidad de depender de nosotros, seguiremos rezando por el milagro porque aunque hoy hubiésemos ganado y dejado el último lugar siempre quedarían partidos por delante, nada estaba definido”, agregó.

Otro que opinó fue el delantero Harold Alas, quien reveló que “en el segundo tiempo el profe nos mandó a hacer mejor las cosas” y no fue así y “debemos esperar la próxima oportunidad para luchar po mantener la categoría”. “Sabíamos que nos podíamos poner puntos arriba del Universidad al ganar, debimos hacer nuestro trabajo, pero no se pudo, lastima, esto así es y esperamos el nuevo juego” destacó.

Lazo también reconoció que en el Cusca, las cosas siempre se les complican. “Fue muy abultado el resultado, acá siempre es difícil y es algo que el cuerpo técnico ha señalado en el pasado. Debemos analizar esto fríamente porque al equipo en otras canchas no le golean y acá venimos y nos cae de todo”, dijo.

Alas agregó: “En un campo grande se nos dificulta, ahora quedó demostrado, esto no tiene que pasar y no tenemos que desmayar”.