Hablar de fútbol playa es hablar de ser favoritos en la región. Ser cuartos en el mundo en esta especialidad y haber clasificado a las últimas tres Copas de la FIFA  son un referente. La pasión que despierta en el aficionado quedó más que demostrada en esta cuadrangular  internacional, celebrada en la Costa del Sol, la cual contó con la presencia de la campeona de Europa, España, una de las clasificadas al Mundial por Sudamérica, Paraguay, y Costa Rica, que asistió a una Copa del Mundo en 2009.

Fue un éxito. Los organizadores de Beach Soccer Worldwide ya se dieron cuenta de  que El Salvador es una sede donde se puede impulsar la modalidad en todo el mundo. La FESFUT también cree que esta especialidad es una apuesta para hacer llegar más dinero a sus arcas.

Asimismo, el cuerpo técnico de Rudis González Gallo ha tenido un fogueo de altura con miras al Premundial de la CONCACAF, del 8 al 12 de mayo en Bahamas.

Sin embargo, a un mes de la competencia, los jugadores deben reconocer que el peso de ser favoritos puede jugar en contra si no se sabe asimilar. Eso quedó demostrado en el torneo de fútbol de los Juegos Bolivarianos de Playa, disputados el año pasado en Perú.

La confianza en los muchachos de la selección de fútbol playa siempre  ha existido; sin embargo, ellos deben estar conscientes de que los países del área ahora los ven como el rival a vencer en el próximo Premundial, por lo que la clasificación será mucho más complicada que lo que ha sido las tres veces anteriores.




Este mes será clave para preparar a la azul de playa en lo físico, técnico y mental.