Descarga app
Descarga app

Primera

El mejor regalo de cumpleaños para el FAS

El FAS fue efectivo ante el Alianza y sacó un triunfo en su cumpleaños 66; el regalo es el liderato del Clausura 2013.

16 de Febrero de 2013 - David Bernal


Instagram



Lo más compartido

SAN SALVADOR. El “Happy Birthday” sonó  a todo volumen en el estadio “Óscar Quiteño” y no era para menos, porque el FAS, en su aniversario número 66, sacó su cuarta victoria consecutiva del torneo y lo hizo ante un rival que parecía duro, el Alianza por 2-0.

Hay que decir que el equipo local no fue totalmente brillante, pero sí efectivo. Con dos jugadas que finiquitaron Alexander Larín y Williams Reyes mataron a un equipo aliancista que tuvo la pelota, la iniciativa, pero no el gol, y eso se paga caro, porque de los dos invictos que saltaron a la cancha sólo uno sobrevivió.

Hasta los primeros diez minutos el Alianza parecía más conjuntado, sus jugadores dominaban más el esférico y parecían más cerca del gol, pero el FAS al 11’ demostró que sólo necesitaba una para bajarle las ínfulas al cuadro capitalino.

La jugada fue espontánea. Jonathan Águila buscaba entrar el área blanca, pero al topar con la defensa paquiderma decidió jugar hacia atrás, al centro de la cancha, por donde venía Alexander Larín. El zurdo tomó la pelota y desde tres cuartos de cancha se tuvo la fe suficiente para sacar un disparo potente que se coló en el ángulo superior izquierdo de la portería que defendía Miguel Montes.

"El Mudo" le reclamó a toda su defensa por darle espacio al juvenil, pero lo cierto es que ni él esperaba semejante zurdazo y ni siquiera le quedó tiempo de meter las manos.

El único punto negro en el buen rendimiento de los merengues era la rudeza de Rudy Valencia. El contención era el único hombre de marca nato en la idea de Ramiro Cepeda y al 22’ ya tenía emproblemado a su equipo con una tarjeta amarilla que, dado su carácter, era un dolor de cabeza para el resto del partido.

Fuera de ese inconveniente el partido seguía siendo de dominio blanco. El FAS, salvó unas pinceladas de Gerson Mayén, no tenía una clara propuesta ofensiva y se quedaba únicamente al contragolpe por las bandas, única propuesta, porque ni Larín ni nadie más volvió a insistir con los tiros de larga distancia.

Con esa dinámica lo malo para el Alianza fue que a pesar de tener la mayor posesión de la pelota no encontró el empate antes de irse al descanso, lo bueno para el FAS, que se acabara la primera parte.

Con una efectividad del 100% (un tiro, un gol) el FAS demostró en el primer tiempo que no necesitaba ser mejor para ganar el partido, tal como lo había hecho en la jornada anterior, ante el Firpo.

Debido a ello es que el Alianza necesitaba un plus extra y el timonel Ramiro Cepeda consideró que eso lo podría conseguir con los mismos hombres, por lo menos en los primeros minutos del segundo tiempo, aunque a la orilla de la cancha el dominicano Jonathan Faña intensificaba su calentamiento.

Del lado fasista resultaba lógico que Osorio no quisiera mover sus piezas, total estaba ganando y su apuesta eran los contragolpes. Uno de ellos, al 48’, provocó la primera emoción en la gente del Quiteño. Jonathan Águila se escapó por la banda derecha ante un error de la zaga aliancista y mandó un centro para un Reyes que quiso pegarle de primera, con la zurda, pero la mandó ligeramente arriba del arco de Miguel Montes.

Esa jugada fue un llamado de atención para los albos y significaba que irse al frente, en busca del empate, le hacía dejar huecos en su zona baja, por lo que debía tener cuidado en su deseo de buscar la paridad.

Así fue como el FAS comenzó a tomar ventaja y poco a poco se atrevió a buscar el segundo. Al 58’ Gerson Mayén se metió por la izquierda y mandó un centro a media altura pero venenoso, al cual Águila estuvo cerca de llegar, pero no pudo.

Ante el levantón de su equipo el timonel fasista decidió zocar la tuerca y refrescó su mediacancha con la llegada de Edwin Miranda, quien entró por el goleador Larín.

Cepeda respondió con la entrada de Faña por Nelson Bonilla, pero tuvo tan mala fortuna que el caribeño apenas llevaba cinco minutos en la cancha cuando cayó el 2-0 del local.

Al 68’ Ramón Flores, de pocas intervenciones en este partido, ganó línea de fondo por la derecha y mandó un centro a ras de suelo que encontró un receptor habitual, el hondureño Williams Reyes. El veterano atacante entró corriendo solo por el pasillo central, cual tren sin frenos, y con potencia conectó con el esférico para hundir las redes y poner su segundo tanto consecutivo en este Clausura 2013.

Ya con dos en la bolsa el cuadro azulgrana se tranquilizó y comenzó a envolver al rival en su fútbol, mover la pelota de lado a lado y dormir el partido hasta ahogar el rival.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus