Descarga app
Descarga app

Opinion

El Mundial, sus goces y  responsabilidades

Clasificar a Turquía 2013 convierte a los seleccionados sub 20 en héroes, pero también en blanco fácil  para  todo tipo de críticas.

20 de Marzo de 2013 - Óscar Reyes


Instagram



Lo más compartido

Lunes  4 de marzo. La selección sub 20 de fútbol  de El Salvador vuelve de Puebla, México, tras lograr la clasificación al Mundial de la categoría, en Turquía. En la capital les espera un auténtico carnaval y una considerable cantidad de gente, que los considera héroes nacionales y una auténtica alegría en tiempos de tempestad social, económica  y deportiva.
 
Sábado 16 de marzo. La misma selección vuelve de su participación en los Juegos Deportivos Centroamericanos en San José, Costa Rica, casi en el anonimato. Si acaso algún aficionado  está pendiente de su llegada es para reprochar que “apenas” lograra la medalla de bronce, que fuera goleada por  los anfitriones y Honduras, selecciones que no clasificaron al Mundial y, en definitiva, que no exhibiera el  mismo nivel que en el torneo desarrollado en Puebla.

Los seleccionados juveniles han probado en cuestión de dos semanas los dos extremos del deporte: los halagos por montones  tras la victoria, y las duras críticas, algunas desmesuradas, después de  la derrota. Ambas situaciones son dañinas para unos jugadores que apenas empiezan a buscar la madurez, pero irremediablemente  inherentes al fútbol, más aún en un país que desde hace tiempo no se encontraba con una alegría tan grande como una clasificación mundialista, al  que por la misma  ilusión se le hace difícil digerir decepciones.

La clasificación al Mundial bañó de gloria a la sub 20, pero también le generó  la responsabilidad de dar con firmeza y acierto cada paso de aquí en adelante. Jugadores y cuerpo técnico deben  tenerlo claro.

La admiración por la sub 20 por clasificar al Mundial hace que la gente sea más exigente.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus