MADRID, ESPAÑA. El Real Madrid y el Manchester United igualaron este miércoles 1-1 en el Santiago Bernabéu tras un partido que empezó vibrante y acabó mortecino, por lo que la eliminatoria se decidirá el 5 de marzo en Old Trafford.
 
Los dos goles, anotados por Danny Welbeck y Cristiano Ronaldo, llegaron en una gran primera parte del Real Madrid, que fue muy superior a su rival, pero perdonó. La segunda bajó mucho de ritmo y el cuarto finalista de la Liga de Campeones esperará a Manchester.
 
Fue un gran Real Madrid el de los primeros 45 minutos. Si el descanso llegó con empate 1-1 fue porque en el fútbol existe el factor azar. O el acierto, según se quiera. Todo esto le faltó al Real Madrid y le sobró al Manchester United.
 
En los primeros ocho minutos, el equipo blanco sumó cinco disparos peligrosos al arco, incluyendo un disparo al palo de Fabio Coentrao. El Manchester United le ayudó.
 
Jugó muy largo, partido, con mucha distancia entre líneas, y eso es un oasis para un equipo como el Real Madrid. Apoyado en los desplazamientos de Xabi Alonso, el coraje de Ángel Di María y el cañón de Cristiano Ronaldo, el conjunto local mostró su mejor cara de la temporada.
 
Pero en la Liga de Campeones se pagan muy caras las concesiones, ya sean ofensivas o defensivas. El Manchester United marcó en su primer disparo, que llegó en la ocasión más simple desde que el fútbol es fútbol.
 
Ocurrió a los 20 minutos, con un saque de esquina. Rooney lanzó, Ramos estuvo blando en la marca y Welbeck anotó con un elástico giro de cuello.
 
Pero el Real Madrid buscó en su escudo y encontró carácter. No desfalleció y siguió encontrando los caminos que le abría su rival. Lo único que desesperaba a su hinchada es ver tantas llegadas desperdiciadas. Aunque siempre le queda Cristiano Ronaldo. El portugués logró el empate a la media hora. Fue en un centro volado de Di María que Cristiano Ronaldo cazó colgado de una nube. Sensacional cabezazo, sensacional gol.
 
El Real Madrid siguió siendo mejor hasta el final de la primera parte, sumando otros cinco disparos peligrosos, aunque el United también apareció en un par de contraataques.
 
El Bernabéu recibió el descanso con una sensación agridulce: vio un gran Real Madrid, pero un mal resultado. La segunda parte fue diferente, principalmente por la nueva propuesta inglesa.
 
Sir Alex Ferguson ordenó a sus chicos agruparse atrás y abandonar cualquier intento de presión. Es un planteamiento que suele atragantársele al Real Madrid, al que le cuesta administrar paciencia a su circulación. Pero como el Manchester United le invitaba a llegar tocando hasta las cercanías del área, el Real Madrid aceptó la proposición.
 
Y pudo adelantarse a los 61 minutos con un remate de Coentrao y una afortunada intervención del arquero español David de Gea, el mejor de los suyos junto a Welbeck.
 
El paso de los minutos fue un lastre para el Real Madrid, tanto por el aspecto físico como por el anímico. El Manchester United no pasó demasiados apuros y, sobre todo, se vio fortalecido por su buen resultado. Y cuando apareció el United lo hizo para morder.
 
A los 72 minutos apareció Van Persie con una doble ocasión. Primero, disparó para que Diego López desviara al palo. Y en la siguiente jugada, Xabi Alonso sacó bajo los palos otro lanzamiento del holandés. Ahí lo tuvo el Manchester United.
 
José Mourinho, quizá tarde, entendió que el partido requería la presencia de un jugador con pase y puso en el campo a Luka Modric para jugar los últimos 15 minutos.
 
Pero ni así encontró claridad el Real Madrid, principalmente porque se trata de un equipo que apenas utiliza las bandas. Nada que ver la segunda parte respecto a la primera. El partido se marchó con un ritmo mortecino y un empate que deja la eliminatoria completamente abierta. El Real Madrid lo tuvo en su mano en la primera y Van Persie pudo resolver en la segunda. Old Trafford dictará sentencia.
 
FICHA DEL PARTIDO
 
REAL MADRID: Diego López; Coentrao, Varane, Ramos, Arbeloa; Khedira, Xabi Alonso (Pepe), m.83), Di María (Modric, m.74), Oezil; Cristiano Ronaldo y Benzema (Higuaín, m.60).
 
MANCHESTER UNITED: De Gea; Rafael, Ferdinand, Evans, Evra; Jones, Carrick, Welbeck (Valencia, m.73), Kagawa (Giggs, m.64); Rooney (Anderson, m.84) y Van Persie.
 
Goles: 0-1, m.20: Welbeck. 1-1, m.30: Cristiano Ronaldo. 
 
Árbitro: Felix Brych (Alemania). Mostró tarjetas amarillas a Van Persie (m.5), Rafael (m.40) y Valencia (m.88).
 
Campo: Santiago Bernabéu (Madrid).