MADRID, ESPAÑA. El Real Madrid inscribió en la Liga de Campeones al portero Diego López y al brasileño Carlos Casemiro, que se unirán a una nómina de futbolistas como David Beckham, Didier Drogba o Nikolas Anelka, que representan a las viejas glorias que regresan en diversos clubes a la máxima competición continental.

El conjunto blanco no es el único español que ha inscrito jugadores en la Liga de Campeones. El Málaga ha dado de alta al portugués Vitorino Antunes, al uruguayo Diego Lugano y al brasileño Lucas Piazón. El Valencia recupera a Sergio Canales, que ha estado lesionado gran parte del curso y ya se ha recuperado, a Alex Quintanilla y apunta al técnico Ernesto Valverde.

El único de los cuatro clubes españoles que no aporta caras nuevas al torneo es el Barcelona, que no ha inscrito a nadie y ha dado de baja a Isaac Cuenca, cedido al Ajax hasta final de temporada.

Pero hay otros nombres llamativos que merecen atención y que estarán en el último tramo del campeonato. Son veteranos que tuvieron días de gloria que vuelven para intentar repetirlos. Es el caso de David Beckham con el París Saint Germain, que inicia con 37 años la que podría ser su última aventura en un club europeo antes de retirarse.

También Didier Drogba, que ganó con el Chelsea la edición pasada y ahora disputará el título con el Galatasaray turco junto a su otro fichaje estrella, el holandés Wesley Sneijder, que cambió de aires en el mercado de invierno para jugar en Turquía.

Y el francés Nikolas Anelka, en el Juventus italiano, intentará, con 33 años, aportar goles después de dejar atrás su aventura en el Shangai Shenhua de China para centrarse en el fútbol del país transalpino.

Pero el más caro de todos los nuevos cuenta con 20 años y es el brasileño del París Saint Germain Lucas Moura, que llega al fútbol francés después del pago de 43 millones de euros al Sao Paulo. Junto a Beckham, intentará aportar su calidad para llevar lejos a su equipo.