Es difícil ver perder a la azul y blanco de la manera tan dura como ante Ecuador, pero también hay que decirlo: jugamos contra el segundo lugar a nivel sudamericano, que está demostrando un alto nivel futbolístico con todas sus figuras que juegan en clubes que dan miedo.

Todos pedíamos rivales de peso y ahora que los tenemos con unos meses de trabajo ya comenzamos a exigir resultados, y digo esto porque muchos se quejan de los resultados, pero deberíamos empezar a trabajar en las falencias mostradas y eso lo hará el cuerpo técnico de la selección nacional, que tendrá ardua tarea en solucionar a falta de dos meses y medio para la Copa Oro y así poder dar una mejor forma futbolística que tanto esperamos todos los salvadoreños que amamos este deporte.

Sería bueno un partido de fogueo en casa antes de partir a la Copa Oro en donde podamos ver el avance o dónde se encuentra el equipo para enfrentar a nuestros rivales, los cuales desde ya empezaron a ver nuestras falencias.

Debemos aprender que en esta clase de juegos no debemos ni podemos desnudarnos tan fácilmente, tanto del medio para atrás porque son selecciones que aparte de la altura, su velocidad y técnica son maravillosas, como quedó demostrado.   

Ojalá estemos a tiempo y podamos ver a nuestra selección en el Coloso de Monserrat y así despedirla viéndola jugar de la manera en la que tanto soñamos.