MADRID/BARCELONA, ESPAÑA. En su momento impuso un estilo futbolístico revolucionario, poco después vio cómo su estrella Lionel Messi batió récords de todo tipo y color, y ahora innovó con el trabajo a distancia: el Barcelona incorporó a internet como un nuevo integrante de su cuerpo técnico.

A causa de fuerza mayor y casi de manera improvisada, el líder de la Liga española de fútbol encontró en el último mes y medio la manera de poder mantener el trabajo cotidiano de su entrenador Tito Vilanova junto al equipo aún a miles de kilómetros de distancia.

El resurgimiento de un cáncer de garganta obligó al técnico a instalarse en Nueva York para realizar las pertinentes terapias de recuperación de su enfermedad. Así y todo, tanto Vilanova como el Barcelona encontraron el modo de sostener el día a día de su trabajo, ya sea vía Whatsapp, videoconferencias o transmisiones televisivas en "streaming".

"Estamos en contacto permanente gracias a las nuevas tecnologías. Vilanova está bien y, aunque no es lo mismo que si estuviera aquí, tiene acceso a toda la información. Ve los partidos e incluso tenemos un sistema cerrado de cámaras que le permite ver hasta los entrenamientos", aseguró hoy el asistente Jordi Roura, quien asumió el reemplazo en el banquillo.

El contacto entre el técnico y el resto del equipo parece sacado de una novela de espionaje de última generación. Según informan medios españoles, el técnico ve todos los partidos desde Nueva York vía internet y hasta forma parte de las decisiones en los propios encuentros.

El periódico "Mundo Deportivo" publicó, de hecho, que Vilanova hasta ordenó mediante Whatsapp la sustitución de Javier Mascherano en el último encuentro ante el Valencia.

El contacto informático se inició desde el partido ante el Valladolid, el primero desde la recaída de su enfermedad, a finales de 2012: los jugadores salieron entonces al campo con una camiseta con la leyenda "Seny, piti collons (Sensatez, corazón y cojones, en catalán)", la misma frase que el técnico había puesto en su estado del servicio de mensajería Whatsapp.

Así y todo, el contacto de Vilanova con el club azulgrana se mantiene religiosamente a diario, por lo que el técnico todavía se mantiene a la cabeza de las decisiones tácticas, a pesar de las complicaciones del tratamiento médico recibido.

Vilanova decide las convocatorias, el calendario de fiestas y, como es de esperar, cada alineación. Incluso, mantiene videoconferencias habituales con Andoni Zubizarreta, director deportivo del club. "Tito se encuentra trabajando a la distancia en el análisis de los partidos, de los rivales, etc.", afirmó el propio Zubizarreta hace unos días.

El escenario que se le presentó al Barcelona de cara a la segunda mitad de temporada conduce a los azulgranas a procedimientos de trabajo jamás imaginados. Un ejemplo es que la cumbre de planificación de temporada, que habitualmente se realiza en el despacho del presidente Sandro Rosell o en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, esta vez se trasladará a Nueva York.

Zubizarreta partirá la próxima semana hacia la ciudad estadounidense para reunirse con el propio Vilanova y así determinar los pasos a seguir de cara al futuro, con un especial foco en la incorporación de un sucesor de Víctor Valdés en la portería. Hasta el momento, el Barcelona no pareció sufrir demasiado la ausencia de su técnico en el banquillo a lo largo del último mes.

El suceso resucitó viejas suspicacias sobre la real necesidad de un entrenador por parte de las megaestrellas azulgranas: "Es un equipo que se dirige solo", se escuchó más de una vez en los debates en los medios.

Lo cierto es que el equipo catalán, que mañana se enfrentará al Getafe en Liga, se adentrará en las próximas semanas en la etapa de definiciones, tanto de la Copa del Rey como de la Liga de Campeones y Vilanova no regresará a España al menos hasta finales de marzo.

Los próximos duelos revelarán finalmente si el nuevo método online de entrenamiento del Barcelona es capaz de mantener el éxito.