Descarga app
Descarga app

Opinion

Cuando se depende de un solo jugador

Nuestro fútbol también es un negocio y los equipos deben prepararse para perder tarde o temprano a sus principales figuras.

1 de Febrero de 2013 - David Bernal


Instagram



Lo más compartido

En menos de una semana Osael Romero pasó de ser el más querido al más odiado en San Miguel y todo porque decidió dejar el Águila y fichar por el Alianza, una decisión que duela o no a los aficionados migueleños era libre de tomar.

Lo que hizo Osael no es un pecado imperdonable, pues no es el primero ni  el último en pasar de un equipo a otro y eso se debe a que el fútbol, aún en nuestro subdesarrollado medio, es un negocio, con directivas que pueden pagar mucho dinero para contratar a profesionales que viven de lo que hacen y de ello mantienen a sus familias.

Lo mismo le pasó al Isidro Metapán con Paolo Suárez y su partida al Comunicaciones chapín, pero lo vital en estos casos de “migración de jugadores” es que a nivel deportivo los equipos no dependan de un solo hombre para funcionar en la cancha y ese debe ser el principal reto a superar por los entrenadores, quienes deben analizar si tienen en su actual plantilla a un elemento que haga lo que hacían su ex “diez”: armar el juego ofensivo, manejar los tiempos y generar identidad entre la hinchada.

Por situaciones como estas es que los periodistas insistimos en trabajar en las bases, no sólo para garantizarle un futuro a todo el fútbol nacional, sino por el bien de los equipos y del espectáculo que brindan. Si  se preocuparan por fortalecer sus reservas y crear elementos con las características que necesitan, estas salidas no generarían sorpresa, ni los aficionados reclamarían tanto, porque talento sobraría. Ya deben pensar en grande y no como equipos de barrio.
 
Perder un jugador no debería ser excusa para brillar en un torneo, si se planifica bien.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus