LISBOA, PORTUGAL. Un Tribunal de las afueras de Lisboa comenzó este jueves a juzgar las supuestas compensaciones ilícitas que la dirección de un parque tecnológico dio al ex futbolista Luis Figo para que éste apoyase la campaña electoral del ex primer ministro luso José Sócrates en el 2009.
 
Rui Pedro Soares, ex administrador no ejecutivo del centro tecnológico de la localidad de Oeiras "Taguspark" (cerca de Lisboa); Américo Tomatti, entonces presidente de la comisión ejecutiva del mismo centro, y Joao Carlos Silva, antiguo administrador, están acusados de corrupción pasiva.
 
La Fiscalía portuguesa considera que los sospechosos "tenían conocimiento de ser administradores de una sociedad de capitales mayoritariamente públicos", pero que se movieron por "intereses extraños" a la sociedad Taguspark, a la que utilizaron en beneficios de terceros al realizar un contrato con Luis Figo.
 
A comienzos del 2010, la prensa lusa aseguró que Figo había recibido 750 mil euros a cambio de apoyar al socialista Sócrates en la campaña de las elecciones legislativas de septiembre del 2009 que supuso su reelección en el cargo.
 
El ex jugador del Barcelona y Real Madrid, actualmente con 40 años, negó entonces haber recibido cualquier compensación para respaldar al antiguo primer ministro. 
 
El proceso, popularmente conocido como "caso Taguspark", contará con varios testimonios mediáticos.
 
Destacan el del propio Figo; el de los ex futbolistas Rui Costa y Sá Pinto; el del entrenador portugués del Real Madrid José Mourinho; y el del actual presidente ejecutivo de la operadora Portugal Telecom (PT), Zeinal Bava, quien compartió funciones directivas en la PT con el sospechoso Rui Pedro Soares.
 
El juicio del "Taguspark" está considerado como una estribación del complejo caso "Face Oculta" ("Cara Oculta"), que indaga sobre una supuesta red de corrupción en la que está implicado un ex ministro e importantes empresarios lusos.