ROMA, ITALIA. El vicepresidente del Milán, Paolo Berlusconi, hizo las paces con el futbolista Mario Balotelli tras dirigirse a él en términos racistas, según publican este viernes medios italianos.

El hermano del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y el delantero de raza negra se vieron en Milán y terminaron su corta reunión con un apretón de manos.

El vicepresidente del club de la Serie A se refirió en un discurso a Balotelli, de 22 años, como "el negro de la familia". Las palabras provocaron fuertes críticas en Internet, pero Berlusconi cree que se exageró.

"Balotelli entendió que se trató de una expresión de amor que fue exagerada por los medios de comunicación", dijo después de reunirse con el atacante, que llegó hace apenas una semana al Milán procedente del Manchester City inglés.