Descarga app
Descarga app

Opinion

Selección como una vitrina

El año nuevo nos trajo selección mayor nueva, y algunos de los frutos de la Azul y blanco se pueden y deben aprovechar.

David Bernal
Por David Bernal
David Bernal

Instagram



Archivado en: david bernal opinion

El fútbol salvadoreño es de ciclos. Cada cuatro años, desde 1982, hemos soñado con volver a un Mundial, nos ilusionamos, pero volvemos a fracasar. Y este 2017 no es la excepción. La selección nacional mayor arrancó el año con un nuevo entrenador, el colombiano Eduardo Lara, y con el tercer lugar en una Copa Centroamericana, en la cual mostró una idea de juego completamente distinta a la que tuvo bajo el mando de Ramón Maradiaga.

Eso podría ser suficiente para creer en un nuevo nacimiento para la Azul y blanco. Pero también hay otros frutos que aumentan el optimismo, como la cantidad de jugadores que nuevamente han encontrado en la selección una vitrina para figurar en el extranjero.

Rodolfo Zelaya, Mayén y Roberto Domínguez recibieron ofertas después de participar en la Copa Centroamericana y demostraron que el jugador salvadoreño tiene la calidad para salir del fútbol local, pese al pesimismo y las críticas de los sectores más reacios de la afición.

Colocar más jugadores en el extranjero es sin duda beneficioso para el fútbol salvadoreño en general: los cuscatlecos se van a ligas más competitivas y adquieren experiencia, que con el paso del tiempo puede resultar vital en la selección y en nuestro balompié profesional. Todos pueden ganar, si se aprovechan las oportunidades. Lo que no podemos permitirnos es dejarlas escapar, o el ciclo nuevamente se repetirá y nunca acabará.

La selección mayor es la vitrina más importante que tienen los jugadores nacionales para crecer en su carrera.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus