Descarga app
Descarga app

Opinion

La figura de director deportivo

Se puso de moda con “Tigana”, se acrecentó con Góchez en el Sonso y hoy es caché con Darío en el Águila. ¿Pero qué es?

Daniel Herrera
Por Daniel Herrera
Daniel Herrera

Instagram



Archivado en: daniel herrera opinion

 
En el Barcelona, Txiki Begiristain fue el autor cerebral del equipo que conquistó en 2009 las seis copas y que catapultó a Guardiola del anonimato de dirigir al equipo B a la deidad de entrenadores en la actualidad.
 
¿Por qué lo traigo a él a cuenta? Porque acompañó a Joan Laporta, expresidente culé, desde el inicio hasta el fin de su mandato bajo un proyecto.
 
Cuando Lisandro Pohl llevó a “Tigana” Meléndez al Alianza y lo nombró como director deportivo, no se me ocurría una figura que encajara mejor. El error fue que luego tomara el cargo de técnico, pero eso amerita una columna aparte.
 
Sonsonate nombró a Ernesto Góchez de emergencia ante los arrebatos de su presidente, pero me temo que esa dirigencia dista mucho de la madurez que requiere respetar ese cargo. Y esta semana, el Águila nombró a Darío Larrosa.
 
Si estos llegan a ser el enlace entre lo deportivo y administrativo y el planificador de un buen proyecto, el fútbol salvadoreño se los agradecerá enormemente.
 
El director deportivo no debe ser confundido con el mandadero o el oreja de la directiva. De esos ya nos aburrimos.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus