Descarga app
Descarga app

Opinion

El éxito, a paso lento y seguro

Estudio o deporte. Una elección que no es fácil, pero que en este país es tan común. No se pueden hacer las dos cosas, acá no.

Graciela Aguilar
Por Graciela Aguilar
Graciela Aguilar

Instagram



Archivado en: Graciela Aguilar opinion

En este oficio uno conoce a infinidad de atletas. A veces, con un tono de resignación porque te das cuenta de tu edad, decís con orgullo que lo viste competir a nivel estudiantil y ahora ya lo hace en las mayores. El progreso es notorio.

Pero muchas veces en ese camino, muchos se ven en la necesidad de elegir qué es lo más conveniente si continuar estudiando o dedicarse 100 por ciento al deporte.

Y no, no debería ser cuestión de elección, pero en este país lo es. Hace años una gimnasta, Bibi Meléndez, dejó su carrera deportiva para dedicarse a sus estudios, y así es la historia de muchos atletas a quienes les ha tocado elegir.

Diego del Real es un atleta mexicano, de 22 años, que el fin de semana compitió en el NACAC sub-23 de atletismo. Él ya terminó sus estudios en la universidad y continúa con una maestría, además es uno de los clasificados a Río de Janeiro.

En ningún momento le tocó elegir. Su país, según contó, le dio la oportunidad de hacer ambas cosas. Así debería ser en El Salvador, pero lastimosamente no lo es.
El Salvador tiene una enorme deuda con los atletas a quienes les tocó elegir. Y esa deuda se incrementa año con año.

Más comentadas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios

blog comments powered by Disqus