Foto por FOTO EL GRÁFICO: ÁLEX PEÑA.

1 de 2
PARAGUAY. A pesar de no tener tiempo para ensayos, el técnico de la selección salvadoreña, el peruano Alberto Castillo, podría implementar algunas variantes del mediocampo hacia arriba con la llegada de Osael Romero, cuyas cualidades le permiten tener más opciones en ataque.

El seleccionador de los cuscatlecos externó sus expectativas sobre el juego amistoso y las variantes que se podrían ver en el terreno de juego.

¿Cómo se plantea este juego?
Hay que hacer un esfuerzo, ellos (jugadores) y nosotros (cuerpo técnico) para entender rápido lo que vamos a implementar. Les he enfatizado que no vamos a enfrentar a Panamá, Honduras, Belice o Costa Rica; es Paraguay con sus estrellas internacionales. Seguramente pesará más en lo individual que en lo colectivo, porque ellos (los paraguayos) se están juntando recién, aunque se conocen bien, por lo que hay que hacer un planteamiento mucho mejor, quizá perfecto para sacar un buen resultado de Asunción.

Tiene la ventaja de que aún la idea de juego está fresca, por lo hecho en la Copa Centroamericana. La idea táctica aún está bien fresca, principalmente de media cancha para atrás, ya que ha sido lo mejor que hemos mostrado hasta el momento y en esa línea debemos de trabajar, debemos ser más seguros por las individualidades que tiene el rival. Ahora, de media cancha hacia arriba, esperamos mejorar un poco con la inclusión de Osael Romero, en cuanto a la creación, pero puede ser un juego donde el rival no de muchos espacios. Espero que cuando tengamos el balón tengamos la posibilidad de abrir espacios, para aprovechar las ocasiones que se nos den.

¿Tiene mucha confianza en Romero?
Osael tiene muchas virtudes, las conocemos todos y ojalá que se le den los espacios para hacer su fútbol. Pero sabemos que Paraguay por estar en su suelo querrá presionarnos por todos los sectores, por eso necesitamos controlar el balón la mayor cantidad de tiempo. Aún hay una duda por definir y veremos que idea es la que se nos da mejor, si jugar con un solo delantero o hacerlo con dos. Es ahí donde entra Romero, ya que se pueden trabajar al menos dos esquemas diferentes.

¿Qué pretende ganar con estas variantes?
El control del balón. Podemos salir con un delantero y dos media punta, es decir Osael podría jugar a la par de Nelson Bonilla o Christian Castillo, quienes tendrán opción para atacar. Si lo jugamos con dos delanteros, Romero jugará solo, por delante de los contenciones. Estos movimientos dependerá de cómo se vayan dando las cosas en el juego, pero como repito, aún las valoramos.

¿En aspectos defensivos no hay variaciones?
No. En el fondo no tengo dudas, seguimos con la línea de cuatro, dos contenciones y sólo faltará ver quienes lo hacen por la laterales. Burgos también repetirá adelante.

¿Sigue la apuesta por Richard Menjívar y Darwin Cerén?
Sí, claro, ellos han hecho un buen trabajo al igual que los cuatro defensores (Moisés García, Mardoqueo Henríquez, Miguel Granadino y Carlos Romeo Monteagudo) por eso no pretendo hacer variantes atrás. A veces las mejoras están en las variante táctica pero otras veces depende del jugador.

¿Qué opinión le merece que Paraguay contará con la mayoría de sus legionarios?
Sólo no estarán (Óscar) Cardozo, quien está lesionado, Cristian Riveros y Roque Santa Cruz; el resto estarán con su selección, pero esto es normal en Sudamérica, los equipos nacionales juegan con todas sus figuras, aunque sean amistosos, los técnicos los hacen llegar, primero porque es fecha FIFA, segundo porque están dispuestos a venir; los jugadores están bien cimentados en sus equipos, todo contrario a lo que pasa con El Salvador. Perú va a Puerto España a jugar con Trinidad y Tobago y lleva a uno que está suspendido, que no jugará en el primer duelo de la doble fecha FIFA de marzo, no juega Paolo Guerrero pero igual lo llevan porque necesitan conjuntar a su equipo porque están en plena eliminatoria. Si fuera nuestro caso, haría lo mismo, los traigo estén como estén, pero en este momento donde participamos en nada durante cinco meses, traerlos no me parece adecuado, además ellos han pedido no ser llamados, no porque no quieran estar en la selección, sino porque quieren ganar la confianza de sus entrenadores.

Explíqueme.
Por ejemplo: Jaime Alas no está bien firme en su equipo; si lo hago venir, hago que pierda el engranaje que va ganando con su equipo y que esté en óptimas condiciones para cuando sea llamado a la Copa Oro y venga en con un mejor rendimiento, porque si viajan constantemente lo que sucederá es que al torneo (Copa Oro) no haya tenido muchos minutos de juego y esté falto de ritmo. Hay que darles, por ahora, espacios a él, a (Fito) Zelaya y Arturo Álvarez, de que vengan cuando sus equipos no los necesiten tanto, porque hay que ser sinceros, ellos no están en la continuidad de juego de sus equipos. Jaime no tiene minutos, Fito acaba de llegar y Arturo en el último partido de su equipo fue suplente pero no jugó. Me gustaría que ellos cuando vengan estén inmersos en el día a día en la continuidad futbolística de su equipo y que no los traigamos descanchados como sucedió con Andrés Flores, Léster Blanco.

¿Prevé un cambio en la capitanía del equipo?
Es probable que Osael sea el capitán ante Paraguay. Cuando inicié el proceso había pensado en que fuera Osael o Fito el capitán, pero no participaron en la Copa Centroamericana, por eso optamos por Burgos, pero siempre le hemos recalcado no sólo a él sino a todos que la capitanía es rotativa, ese ha sido mi estilo. Me parece que es importante, pero no tanto para que el que no sale como capitán y antes lo fue, se desgarre las vestiduras. Osael ha sido un líder silencioso que tiene muchas cualidades.